De animales y de humanos

sábado, 22 de septiembre de 2007

| 4 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
Para todos aquellos que me leen por aquí de vez en cuando, tengo que decir que creo que siempre me muestro bastante comedido, tolarante, políticamente correcto... etc, etc, bueno, todo eso, espero que me estéis entendiendo lo que quiero decir. La verdad es que todos los integrantes de Llanon Man creo que somos así, nada dados a perder la paciencia y el buen humor.

Pero, en estos últimos días nos hemos topado con dos noticias que a mi, particularmente, me han llamado especialmente la atención. Y "me han puesto a cien", también tengo que decirlo.

¡¡¡Cuánto cabrón, hijo de la gran puta, hay por ahí suelto, me cago en su puta madre!!!


Es increíble hasta qué punto una persona se puede desesperar y perder la cabeza, llegar a prenderse fuego a sí mismo, todavía no me lo puedo creer. Hace unos días esta persona, de nacionalidad rumana y que había sido vilmente estafado para venir a España, ha muerto, para sonrojo de todos los españoles de bien.

Y en un país de emigrantes como el nuestro, cada día se sigue explotando a miles de personas, aprovechándonos de ellas para que nuestra economía siga creciendo. ¡¡Qué país más hipócrita e insolidario muchas veces!! Todo ello en el contexto internacional de una economía occidental basada en la globalización y el sometimiento de otras culturas consideradas "inferiones". Me da asco.

Por otro lado, aquí en Asturias, un vecino de Lena (por llamarlo de alguna manera) arrastra a su perra durante 2 kilómetros "porque le había vomitado en el coche". Menos mal que ya hay más de 40 peticiones de adopción para el animal. Otro caso de maltrato animal, de crueldad incluso, de los que hay miles a diario.


Gracias a Dios hay otros días y otras noticias, y una inmensa mayoría de gente buena que hace que uno se puda congratular de pertenecer a la raza humana, pero...

¡¡¡Cuánto cabrón, hijo de la gran puta, hay por ahí suelto, me cago en su puta madre!!!

LA CARTA ESFERICA. Arturo Pérez-Reverte

viernes, 21 de septiembre de 2007

| 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
Una novela de uno de mis autores favoritos, Arturo Pérez-Reverte (Cartagena,1951), por lo que, de inicio, no puedo ser muy objetivo.

En muchos momentos podríamos calificarla como una novela náutica. Se nota que el autor es un apasionado del mar, lo conoce porque es un navegante y sabe transmitir lo que significa. Pero también es un libro de aventuras, en el que la Historia (museos navales, cartografía antigua, búsqueda de pecios), la intriga y el romanticismo (el amor, el corazón, la ambición y la muerte) juegan un papel fundamental.

Influencias de la literatura de Melville, Conrad, Stevenson, incluso O´Brian, y alusiones al cine (El Halcón Maltés) y también a Hergé (Las aventuras de Tintín). Son recursos bastante comunes a los que acude Pérez-Reverte en sus artículos y en muchas de sus novelas.

Personajes un tanto estereotipados y un final un poco previsible. Quizá sea una novela larga para mi gusto, incluso puede hacerse pesada por los muchos términos náuticos y técnicos utilizados. De todas formas, gustará mucho a los entusiastas de la novela “marítima” y de la obra de Pérez-Reverte, entre los que me encuentro.

RESUMEN DE LA TRAMA: El autor nos cuenta la historia de Coy, un marino que, por circunstancias se encuentra sin barco y en tierra. La aparición de Tanger Soto, una mujer que persigue un pecio naufragado hace siglos, sumerge a Coy en una historia de intrigas, buscadores de tesoros, museos navales, cartografía antigua…

Recientemente ha sido llevada al cine, dirigida por Imanol Uribe y protagonizada por Aitana Sánchez-Gijón y Carmelo Gómez.